Entrevista con el diariodigital.do: “Hay un descrédito de política agravado por falta de reacción de partidos tradicionales”

República Dominicana, 28 de abril de 2015

El senador boliviano Oscar Ortiz es el próximo orador y huésped de honor del Almuerzo Mensual de la Cámara, que tendrá lugar el miércoles, 29 de abril, en el Hotel El Embajador.

Desde Bolivia, el senador Oscar Ortiz ha respondido algunas preguntas de AMCHAMDR relacionadas con el tema de su discurso: “El populismo autoritario y su impacto en la democracia y la economía”.

El tema de su discurso está centrado en el populismo autoritario. ¿Cuál es base de su reflexión?

El populismo autoritario es el sistema de gobierno y de control de la sociedad que ejercen los gobiernos que siguen el llamado Socialismo del Siglo XXI. El populismo no es nuevo, especialmente en Latinoamérica, donde aparece reiterada y frecuentemente en la historia de muchos de nuestros países. Sin embargo, hoy es más sofisticado al aprovechar los ingresos extraordinarios del llamado Súper Ciclo económico de la última década para distribuir beneficios en efectivo a los sectores más pobres de la sociedad y así ganar su apoyo militante. Es autoritario de una forma más sofisticada. Llega al poder mediante el voto. Una vez en él cambia las Constituciones y se asegura el control de la institucionalidad democrática para asegurarse la legalidad de todos sus actos, con el aval por ejemplo de Tribunales Supremos de Justicia o de Tribunales Constitucionales. La persecución a quienes piensan distinto es selectiva y eminentemente judicial, con un alto efecto demostrativo.

Hemos leído que presenta como clave para el surgimiento de dicho populismo el descrédito de los partidos políticos. ¿Cuáles son los factores que permiten diagnosticar ese descrédito?

Estos proyectos políticos llegan al poder precedidos por la combinación de procesos de desprestigio del sistema político con dificultades económicas, los cuales muchas veces son profundizados por buenas intenciones de medios de comunicación y líderes de la sociedad civil que critican con razón la corrupción y la distribución de cargos públicos por razones meramente partidarias, generando un vacío de liderazgo que rápidamente es llenado por líderes anti sistema con buena conexión con sectores populares.

¿Siguen teniendo el mismo descredito, más, menos…?

No todos los países tienen la misma realidad ni sus poblaciones las mismas características. Sin embargo, por lo general hay un descrédito de la política agravado por la falta de reacción de los partidos tradicionales frente a la nueva realidad social en la cual las tecnologías de la información multiplican la velocidad, con lo cual las noticias se transmiten y el escrutinio público se vuelve mucha más exigente. Es verdad que, con experiencias como la venezolana, estos gobiernos no tienen la misma imagen que antes, pero cuando vemos el fenómeno de PODEMOS en España, debemos estar alertas, pues en todas las sociedades, incluso en algunas más desarrolladas, el populismo puede ser muy atractivo frente a la combinación de dificultades económicas y crisis política.

Bolivia, Venezuela, Ecuador, Nicaragua… No parecen todos casos iguales. ¿Lo son?

No todos son iguales. Algunos han sido más prudentes y pragmáticos en los aspectos económicos, aunque por lo general en estos casos han administrado la bonanza, pero no han promovido el desarrollo. Sin embargo, el sistema de control político es casi el mismo, generando un virtual monopolio político y permitiendo una libertad económica bastante dependiente de regulaciones arbitrarias del gobierno.

Usted es senador en un partido donde dice que existe dicho “sistema de gobierno”. ¿Cómo se desenvuelve un político de la oposición?

En estos sistemas, las condiciones de competencia electoral son muy limitadas porque el sistema permite una cierta participación, con unas desigualdades casi insuperables por la utilización de recursos públicos y un control mayoritario de los medios de comunicación, aunque, cuando perciben amenazas serias al poder nacional, normalmente tratan de inhabilitar al líder opositor. Uno de los problemas de fondo de estos regímenes es que tienen a la alternancia como opción, pues han cometido tantos abusos que la permanencia en el poder se vuelve una necesidad para la supervivencia y protección de sus principales representantes.

¿Qué debemos esperar de su discurso en el Almuerzo Mensual de la Cámara el próximo 29 de abril?

Una reflexión sobre experiencias de otras naciones latinoamericanas.